DONALD TRUMP CONVOCA A LÍDERES LATINOAMERICANOS PARA DISCUTIR LA SITUACIÓN DE VENEZUELA

Internacionales 15/09/2017 Por
El presidente de Estados Unidos se reunirá con los presidentes de Brasil, Colombia, Perú y Panamá. También está invitado Macri, pero irá en su lugar la vicepresidenta Gabriela Michetti.
BJQhF6t9W_930x525
DONALD TRUMP CONVOCA A LÍDERES LATINOAMERICANOS PARA DISCUTIR LA SITUACIÓN DE VENEZUELA

La Casa Blanca informó este viernes que Donald Trump se encontrará el lunes 18 con un grupo de "líderes latinoamericanos" para discutir la situación de Venezuela. En este encuentro había incluido a los presidentes Mauricio Macri, Michel Temer (Brasil),Juan Manuel Santos (Colombia), Pedro Pablo Kuczynski (Perú) yJuan Carlos Varela (Panamá). Será una "cena de trabajo" para "discutir la crisis en Venezuela así como los fuertes lazos económicos y el éxito de naciones americanas con una mentalidad similar en las décadas recientes", según explicitó el asesor de seguridad nacional, Hebert McMaster.

Sin embargo, como es sabido en la Argentina, Macri se dio baja de este viaje a la Asamblea General de las Naciones Unidas, en una situación que generó cierto desconcierto entre sectores incluso del gobierno, dada la importancia de este encuentro. El presidente dijo que deseaba concentrarse en los comicios legislativos, pero se sabe que sus relaciones con Trump no están en un muy buen momento por la descomunal suba de aranceles a la entrada del biodiésel argentino en Estados Unidos.

La vicepresidente Gabriela Michetti emprenderá viaje a Nueva York este fin de semana en reemplazo de Macri, y por estas horas el equipo de Presidencia y Cancillería que viaja a la Asamblea (el canciller Jorge Faurie y el secretario de Asuntos Estratégicos Fulvio Pompeo) discuten la incorporación de la crisis de Venezuela al discurso de Michetti, quien hablará el miércoles 20 detrás del presidente de Ecuador, Lenin Moreno. Será Michetti quien reemplazará a Macri en el encuentro con Trump. Según Mc Master, Trump no va a mantener conversaciones directas con representantes venezolanos durante la Asamblea de la ONU, y menos aún con el presidente Nicolás Maduro, contra quien Washington impuso sanciones.

Por su parte, el canciller Jorge Faurie consensuará posiciones con el llamado Grupo de Lima para llevarle previamente al secretario de Estado Rex Tillerson. Este Grupo viene reemplazando el agónico accionar de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur). Sus doce miembros mantendrán una reunión preparatoria el domingo.

El caso Venezuela ya llegó hace meses incluso al Consejo de Seguridad del organismo, y esta semana cobró nuevo impulso con las palabras del Papa Francisco, que se diferenció fuertemente del régimen de Nicolás Maduro al afirmar que el país caribeño vivía una "crisis humanitaria" y pidió que intervenga la ONU. Esta frase es detestada por el chavismo porque dice que alienta los "intervencionismos".

A su vez el martes hubo una reunión de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH) en la que hubo fuertes diferencias. El presidente de la oficina Zeid Ra' ad Al Hussein quiere una investigación sobre la represión de las recientes protestas antigubernamentales para determinar si constituyen crímenes de lesa humanidad. Lo aliados de Maduro lo niegan, entre ellos Cuba y Bolivia.

Argentina está en la primera posición, en la postura más dura. Sin embargo, se unió al Grupo de Lima cuando en agosto la región le hizo frente a declaraciones de Trump en las que sugirió abiertamente una intervención militar en Venezuela. La Argentina, como ya ha dicho el canciller Faurie, considera a Venezuela "una dictadura", pide la libertad de los presos políticos, respeto a los derechos humanos, a la Asamblea Nacional original, pero considera que los venezolanos deben resolver sus problemas sin intervención extranjera. Aún así, el Gobierno considera que se la puede asistir a nivel humanitario y ha ofrecido los Cascos Blancos, por ejemplo.

Fuente: Clarín

Te puede interesar