2017 FUE EL PEOR AÑO PARA LOS PUMAS

Deportes 08/10/2017 Por
Sin unidades, la actuación de Argentina en el certamen es la más baja desde que se unió a las potencias del Sur en 2012; causas de la debacle
pumasss

A veces, un kick desviado, un tackle errado o un pase mal concebido pueden marcar la diferencia entre la victoria y la derrota. Entonces, es posible que la frialdad de los números no termine de reflejar cabalmente la performance de un equipo. En este caso, la matemática no miente: haber terminado el Rugby Championship 2017 sin unidades marca la peor actuación de los Pumasdesde que se unió a las potencias del sur en 2012.

La estadística refleja lo que ocurrió dentro de la cancha: los Pumas estuvieron, como nunca, muy lejos de sus poderosos rivales. Jamás siquiera estuvieron en posición de ganar un partido. La menor diferencia en contra fueron los 17 puntos de ayer y los del partido ante Nueva Zelanda en New Plymouth.

No se trata aquí de dilucidar si este equipo de los Pumas es mejor o peor que el de años anteriores. Es posible que este equipo tenga muchas más herramientas que otros, pero los rivales también crecieron, y a un ritmo superior. La comparación, si vale, es contra sí mismos. Tras el Mundial de 2015 hubo una transición abrupta; fue como volver a empezar, eso no se puede soslayar. Tampoco el desgaste que genera un calendario al que todavía no se le encontró la vuelta. Menos, que enfrente están tres de las máximas potencias del rugby mundial.

La otra oportunidad en la que los Pumas perdieron todos los partidos había sido en el conflictivo certamen de 2013. Aquella vez, no obstante, habían sumado dos puntos bonus defensivos luego de haber estado muy cerca ante Sudáfrica en Mendoza (22-17 tras ir ganando 17-10) y ante Australia en Perth (14-13). Aquella vez el equipo estaba envuelto en una crisis interna que desembocó en la salida anticipada de Santiago Phelan .

Daniel Hourcade fue el sucesor. Desde que asumió, los Pumas han progresado notoriamente en el juego de ataque. En los primeros dos años apenas habían sumado 80 y 88 puntos, respectivamente, con siete tries por certamen. En ese sentido el equipo ha dado un gran paso; a partir de la llegada del tucumano los números en ese rubro han mejorado notablemente. Pero desde 2014, los 110 puntos anotados y los 10 tries apoyados marcan una merma respecto a los dos años anteriores (considerando la versión abreviada de 2015 en promedio).

Aunque pueda ser injusta la comparación con estas potencias, vale remarcar que este año los Pumas finalizaron últimos en todas las estadísticas ofensivas: tries, quiebres defensivos, acarreos de pelota, metros recorridos con la pelota, defensores superados y off-loads.

Lo más preocupante de esta radiografía, no obstante, está en el costado defensivo de la estadística. Los 31 tries permitidos (5,16 por partido) representan el total más alto en los seis años de existencia de los Pumas en el Rugby Championship. Lo mismo que los 235 puntos en contra, incluso una marca peor que los 224 de 2013, de los cuales gran parte se produjeron en el 73-13 sufrido ante Sudáfrica en el debut en Soweto. La defensa, uno de los baluartes históricos de los Pumas, ha sido el aspecto deficitario del equipo, una falla que se explica por la inconsistencia del tackle individual antes que por cuestiones de estrategia colectiva. Hasta antes del partido de ayer, los Pumas tenían una efectividad en el tackle de 79%. El veredicto de los números es contundente: el peor Rugby Championship.

(La Nación)

Te puede interesar