GRAN POLÉMICA ENTRE LAS ECONOMÍAS REGIONALES Y EL GOBIERNO POR LA REFORMA TRIBUTARIA

Economía 02/11/2017 Por
Sigue la polémica entre el Gobierno nacional y las distintas economías regionales que, en caso de aprobarse la reforma tributaria, tendrán que pagar nuevos impuestos.
maxresdefault

"Tienen una mirada muy parcial. Estamos bajando el costo del trabajo, el impuesto al cheque, Ingresos Brutos, Ganancias. Todo eso es mucho más que el impuesto interno", afirmaron ayer en el Ministerio de Hacienda, donde creen que "sumando y restando, la reforma será buena para todos los sectores".

Cerca del ministro estimaron que el proyecto -que tiene 400 páginas y que será enviado al Parlamento en dos semanas- será una sola ley y no varias. Además contendrá una unidad de cuenta que servirá para actualizar las bases imponibles. Se hará una vez por año y -estiman- se usará el IPC del Indec. Confían además en que la economía crecerá, si se aprueba el proyecto sin tocar una coma, un 0,5% más por año. En Hacienda son optimistas con los precios: "Van a bajar". Mencionaron los autos y la ropa, entre otros productos que son caros en el país.

Sobre Ingresos Brutos se espera que luego de la ley de responsabilidad fiscal se trabaje con las provincias en un pacto fiscal para darle sobrevida al firmado en 1993. "Hoy las provincias tienen un déficit primario del 0,5% del PBI que se financia con parte de la masa coparticipable. Si cumplen la ley de responsabilidad fiscal y la economía se expande habrá superávit y tendrán espacio para una baja gradual de gravámenes provinciales", indicaron. La idea es bajar este impuesto distorsivo a la mitad, fundamentalmente en los eslabones productivos de la industria, el agro y el transporte, según afirmaron cerca de Dujovne.

Pero los impuestos internos, donde hay subas y bajas de acuerdo con la suntuosidad o la afectación a la salud, fueron el tema más cuestionado, sobre todo en las economías regionales. "Los que nos critican no están contemplando los ahorros en otros lados", destacaron en Hacienda, y citaron la baja en las contribuciones patronales, la posibilidad de una rebaja en Ingresos Brutos, la de tomar el gravamen a créditos y débitos a cuenta de Ganancias o la reducción de la renta sobre las utilidades si se reinvierten.

"Estamos analizando diferentes hipótesis mientras esperamos participar en el debate que el Poder Ejecutivo planteó para los sectores comprendidos en una reforma tributaria que, en su aplicación definitiva, debería resultar beneficiosa para todos los argentinos", dijeron desde el sector fueguino de electrónicos. Ayer, los integrantes de Afarte, que agrupa a esas empresas, se reunieron a las 10.30 para analizar la igualación de impuestos internos con el resto de los productores del país.

"El incremento de impuestos internos a las bebidas azucaradas generará importantísimas pérdidas de puestos de trabajo en la cadena azucarera", alertaron desde el Centro Azucarero Argentino. La Cámara Argentina de la Industria de Bebidas Sin Alcohol también rechazó la suba del 17%. "Un impuesto de estas características resulta distorsivo y discriminatorio, ya que penaliza sólo a una categoría en particular, sin considerar otros productos que contribuyen significativamente a la ingesta diaria de azúcar", esgrimieron. Alertaron por la pérdida de empleo.

Entre los tabacaleros reinaba aún cierta confusión. El Gobierno mantuvo la presión impositiva de los siete impuestos que paga el sector. Sin embargo, cambiará la configuración interna: sumará peso al impuesto de suma fija frente al que es proporcional a los precios. "Es para que los consumidores no se pasen a los cigarrillos de menor calidad", explicaron en Hacienda.

“La producción de bioetanol permite sustituir importaciones de combustible fósil -por lo cual tiene un impacto beneficioso en la balanza comercial de la Argentina- y genera un beneficio  ambiental por su carácter de combustible “verde” y renovable. El dialogo y el gradualismo que el gobierno mantiene como banderas para sus reformas estructurales no se han aplicado en el caso del bioetanol, el cual se ve perjudicado de  un día para el otro y sin margen para la menor adaptación al escenario impuesto”, aseguraron desde la Cámara Argentina de Alcoholes y subrayaron que no quieren “que se repita la tremenda situación del año 1.966 cuando cientos de miles de trabajadores de la actividad azucarera dejaron sus provincias para engrosar el cinturón pobre de la ciudad de Buenos Aires”.

Fuente: Todo Jujuy

Te puede interesar