SE ARROJÓ DE UN PUENTE DE 12 METROS DE ALTURA PARA SALVAR A UNA NENA QUE HABÍA CAÍDO A UN RÍO

Provinciales 13/01/2018 Por
"Venía en la camioneta sobre el puente del Río Gastona y veo que un hombre que tenía una bordeadora la deja y se tira. Pensé que se había suicidado. Freno, me bajo y veo que se acercaba a una remera rosa y me doy cuenta que se había arrojado para salvar a una nena que se había caído al agua".
historias-inspiradoras-2609641h540

Así describió Natalio Danzo a uno de los medios nacionales el momento heroico que lo tocó presenciar. El protagonista de la historia es Walter "El Chaqueño" Monzón, un changarín que no dudó ni un instante en saltar de un puente de 12 metros de altura para ayudar a la niña.

Todo ocurrió en la mañana de ayer, pasadas las 9.30, cuando Danzo venía en su camioneta desde Monteros hacia Concepción por la vieja traza de la ruta Nacional 38 y cruzaba el puente del río Gastona, uno de los límites de la localidad situada a 68 kilómetros de San Miguel de Tucumán.

"No podía creer lo que había visto. Se tiró como venía, sin pensarlo, eran 12 metros de altura o más y abajo el agua no llegaba ni a un metro. Cuando me bajo y voy a ver, se acercan dos nenas de 11 y 9 años y me dicen que su hermanita de 7 se había caído porque no vieron que en la pasarela del puente faltaba una baldosa. Eso lo vio Walter y se tiró a rescatarla. La agarró y la llevó a un costado del río", relató Danzo. "Fuimos para ese lugar con las menores y los vimos a los dos que estaban bien", añadió.

"'¡¿Por qué te tiraste así?!', le pregunté, y me dijo: 'Era una criatura, ¿qué iba a hacer?'", contó Danzo.

Tras la situación, las niñas no quisieron ser llevadas a un hospital local y se volvieron a su casa en un barrio cercano al río.

Danzo se quedó con Monzón. "Le ofrecí llevarlo, agarró su bordeadora, la puso en la caja de la camioneta y se quiso subir atrás. Le digo que venga adelante conmigo y no quería porque se había mojado al caer al río y no quería ensuciar la camioneta. Hasta ahí demostró su humildad", explicó.

"Durante el viaje, él me contó que era changarín, que hacía diferentes trabajos temporarios. Yo le pedí si le podía sacar una foto porque quería contar su historia. Le pregunté si tenía teléfono y me dijo que no. Entonces comencé una campaña para conseguirle trabajo y un teléfono. En pocas horas alguien nos regaló un teléfono nuevo y se hizo viral la historia" dijo Danzo, y agregó: "Arriesgar la vida así por alguien es algo muy fuerte. Yo lo recuerdo y me emociono. Si hubiese hecho eso mismo por un hijo mío yo le hago un monumento".

Emotiva recompensa

Cuando fueron a llevarle el celular, Walter no estaba porque había conseguido otra changa y lo recibió su mujer y uno de los tres hijos que tiene. Danzo volvió a la noche, se encontró con el hombre y le contó que su acción se había vuelto viral y que mucha gente le mandaba saludos y lo quería ayudar. "Como no entiende mucho de tecnología, estaba shockeado. Le anoté en un papel los saludos y cómo usar el teléfono. Le expliqué lo que había hecho yo con su foto, de subirla a Facebook y cuando se vio ahí se largó a llorar", contó Danzo.

historias-inspiradoras-2609648w640

Este mediodía, con su nuevo celular, Monzón dialogó con uno de los medios nacionales y se mostró sorprendido por la repercusión de su acto. "Cualquiera hubiese hecho lo mismo, esa nena era un angelito", sostuvo, y añadió que fue a visitar luego a la niña. "Está bien, quedó con un poco de dolor de espalda nomás. En el momento que la saqué estaba moradita, le costaba respirar y había tragado un poco de agua".

"Yo me siento bien hoy, aunque tomé un calmante para el dolor de la rodilla porque tengo operado los ligamentos hace tres años", explicó Monzón que, tras su acto de valentía, siguió trabajando como si nada hubiese pasado. "Fue una sorpresa para mí. No sabía nada, estuve trabajando todo el día, ni siquiera vine a comer al mediodía y cuando llegué a la noche me estaban esperando las personas y con este celular. Para mí es difícil comprarme un teléfono, lo que gano es para poder ayudar a mis hijos y no mucho más. Ahora gracias a Natalio tengo un celular y más trabajo", dijo.

"Pienso que cualquiera haría lo mismo. Yo también tengo hijos y me gustaría que, si pasara algo así, los ayudaran", concluyó.

(La Nación)

Te puede interesar