CASADO CON HIJOS: ¿Se viene una Moni argento feminista y empoderada?

Nacionales 28 de noviembre de 2019 Por
La serie que hizo furor en el 2005 y 2006 tendrá una versión teatral. El gran desafío de actualizar a los personajes sin que pierdan su esencia. ¿Cómo transformar a esta madre sin destruirla?
el-personaje-de-florencia-pena___mnnLKvLm_1256x620__1

Moni Argento debe ser uno de los personajes que más satisfacciones y a la vez, más dolores de cabeza le trajo a Florencia Peña, una actriz que se anima a casi todo. La mujer de la peluca acartonada se hizo tan popular que Florencia llegó a decir, apelando al sentido del humor, que odiaba a Moni. "Los millennials solo me conocen por ella. Por eso la odio con toda mi alma".

El regreso de Casados con hijos al teatro, en junio de 2020, le plantea al elenco y a la producción el desafío de aggiornar al personaje a estos tiempos. Pero ¿cómo enfrentarse a una criatura tan fuerte y arraigada en el imaginario popular y transformarla sin destruirla?

El machismo de su marido, Pepe Argento (interpretado por Guillermo Francella), y de ella misma, forma parte estructural del humor de la sitcom que desde hace 12 años se repite por la pantalla de Telefe, siempre con buen rendimiento. ¿Cómo modernizar a esta mujer del Bajo Flores, ama de casa, madre de dos hijos que, según los libretos no sabe cocinar, no se ocupa de la casa, no trabaja, es chusma, y además, lo persigue a su marido para tener sexo?

 
¿Moni Argento empoderada frente a Pepe? El desafío de adaptar al personaje a los tiempos que corren se develerá en la versión teatral 2020.

Lo que hace poco más de una década encajaba perfectamente con el gusto del público (algo que parece no haber cambiado mucho teniendo en cuenta las cifras de rating) hoy es políticamente incorrecto y hasta puede herir la sensibilidad de muchos/as.

La contracara fundamental de Moni es Pepe. Porque si bien ella no es el modelo de mujer empoderada, él tampoco se queda atrás: futbolista frustrado, empleado de una zapatería con sueldo básico, padre impaciente, poco cariñoso con su esposa, eternamente resignado sólo parece tener como objetivo en la vida sentarse a ver un partido de Racing sin que lo molesten.

Y ni hablar de sus modos en su trato hacia las mujeres en general y muy especialmente para con Moni. Pepe denosta todo el tiempo a su mujer, la evita, la subestima, se burla. Ella parece que sólo existe en el mundo para molestarlo y él representa los principios del machismo casi como de manual.

Pero en ese juego de tira y afloje de la pareja es donde reside gran parte del humor de la tira. En definitiva representan un modelo patriarcal que aún encontramos a la vuelta de la esquina. Pero los buenos guiones y las excelente actuaciones del elenco lo convierten en un espejo grotesco, casi bizarro en el que casi todos nos podemos reflejar y hacer catarsis gracias a la risa.

Entonces, ¿cómo imaginar a una Moni Argento empoderada, empuñando el pañuelo verde sin que pierda su esencia? ¿Cómo recrear esa dinámica de matrimonio anquilosado y darles una vuelta de tuerca para que los gags sean efectivos? ¿Sería posible imaginar una Moni feminista y aún así conviviendo con un Pepe claramente machirulo?

Ocurre lo mismo si pensamos en los otros personajes femeninos: la vecina María Elena (Erica Rivas) y la hija, Paola (Luisana Lopilato), en los dos polos de la estigmatización femenina. La primera, la "bruja", manipuladora, amargada, represora y vengativa. La más joven, sexy, boba (la definen como "descerebrada") y ninfómana que recurre al sexo como única posibilidad de acceder a algo en la vida. ¿Cómo recrearlos en el presente sin que dejen de ser quién son, pero sin que resulten chocantes?

Muchas situaciones que hoy se considerarían maltrato físico y psicológico formaban parte central de los gags de la comedia. "Está claro que hay cosas de las que ya no nos podemos reír", aclara Peña.

Y siguiendo con el nuevo perfil 2.0, ¿habrá margen en la nueva Moni para el lenguaje inclusivo? ¿O ese podría ser otro motivo de burla por parte de su marido y de su vecina y hasta de sus propios hijos? Intriga imaginar qué harán los guionistas con esta criatura que cosechó miles de fans para alejarla del estereotipo de Doña Rosa y acercarla a Simone De Beauvoir. 

Según la definición de grandes humoristas de la historia, la comedia es tragedia más tiempo. En este caso, la distancia hace pensar que los Argento, prototipo de familia media argentina, estaban lejos de ser un grupo feliz aunque esa realidad tampoco les quitaba el sueño.

"Yo estaba dentro de un personaje con el que jugué y fui muy feliz, en un capítulo nos reímos de un acosador, pero pienso que de eso ya no nos podemos reír ahora”, dijo Peña.

 
Un personaje inolvidable, Moni Argento

Si en los primeros episodios de la serie, en 2005, el rating no acompañó a la ficción porque mucha gente tomó de manera literal lo que resultó una parodia (¡algunos hasta le criticaban el peinado a Moni!), la obra de teatro será la oportunidad de ver hasta dónde llega el ingenio de los guionistas. Y hasta dónde el público se banca esta nueva versión de los Argento, sobre todo de una Moni empoderada luchando por la igualdad.

Fuente: Clarín

Te puede interesar