VIDEO: Emocionante liberación de los diez osos pardos que vivieron 20 años enjaulados en Mendoza

Nacionales 10 de enero de 2020 Por
Fueron trasladados a un santuario de 4 mil hectáreas en Estados Unidos. Una por una, la historia de cada ejemplar.
osos a colorado

Son diez ejemplares de oso pardo. La mayoría de ellos pasaron más de 20 años encerrados en espacios de cemento y rejas, en Mendoza. Y hoy se mueven en una superficie de más de cuatro mil hectáreas, en el Wild Animal Sanctuary, uno de los santuarios más reconocidos del mundo, en Colorado, Estados Unidos, tras un arduo trabajo de la ONG Enfoque Animal.

El traslado de los animales se inició en noviembre del año pasado desde las instalaciones del Ecoparque Mendoza y terminó con la llegada de los ejemplares a Colorado. La aventura, que comenzó como un sueño para los cuidadores de los osos, ahora quedó plasmada en un emotivo documental de casi 10 minutos titulado "Una decena de osos".

El corto está dirigido por Geraldine Vidal, titular de la ONG, y representante en Argentina del Wild Animal Sanctuary, quien describió la experiencia en su cuenta de Facebook.

"La primera vez que visité a los 10 osos de Mendoza me detuve en cada uno para poder observarlos con detenimiento, y cuando llegó la hora de visitar al oso que estuvo 19 años en un pozo (NdR: Athila), trataba de entender lo que ese ser sentía, recuerdo que lo miré a los ojos y le dije que algún día iba a estar en su lugar y eso iba a significar que él ya era libre", contó.

Ahora, los diez osos pardos (Athila, Fausto, Yogi, Julieta, Sorpresa, Mabel, Esperanza, Libertad, Rosa y Buko) ya se encuentran disfrutando junto a otras especies de animales de un espacio natural adecuado a las condiciones que necesitan y con una atención brindada por especialistas del lugar.

Una por una, la historia de cada oso

Mabel. Es la osa más vieja. Nació en cautiverio en el que fue el Zoológico de Mendoza. Vivía sola, confinada en un recinto de "pobre enriquecimiento ambiental", según señala la provincia de Mendoza.

 
Los osos fueron trasladados en jaulas hasta Estados Unidos. (Foto: José Gutiérrez / Los Andes)

Sorpresa. Es rosarina, proviene del ex zoológico de esa ciudad. Llegó a Mendoza junto a su mamá Mirtha (fallecida recientemente), en 2001. Tiene 22 años.

Julieta. Nacida en el ex zoológico de Mendoza, es hija de Sorpresa y Fausto. Tiene 11 años. Hasta 2016 vivió sola y en la actualidad convive con sus dos hermanas.

Esperanza, Libertad y Rosa. Nacidas en el ex zoológico de Mendoza, son hijas de Sorpresa y Fausto. Hermanas de Julieta, tienen 9 años. Vivieron juntas hasta 2013. Luego, por las limitaciones de la infraestructura, debieron ser separadas. Fue recién en 2016 cuando Esperanza y Libertad pudieron volver a vincularse con Julieta, gracias a las adecuaciones de los recintos. Rosa aún vivía en soledad.

 

Athila. Es adulto y proviene del ex zoológico de Rosario. Llegó a Mendoza entre 1998 y 1999. Vivió en el recinto con otros de su especie hasta que luego de un intento de escape fue confinado al recinto actual, en 2000. Según se informó desde el Ecoparque mendocino, Athila es uno de los animales que más ha padecido el encierro. Desde hace 19 años su recinto es como una fosa, no tiene perspectiva de horizonte, lo cual imposibilita percibir las estimulaciones del entorno. Los visitantes del ex zoo, al recorrer el paseo, no podían percibir la presencia de Athila.

Fausto y Buko. Fausto nació en cautiverio en el ex zoológico de Mendoza y convive con su hijo Buko en el mismo recinto, donde alternan salidas al área exterior día por medio, ya que también comparten recinto con Sorpresa. En la época de celo, ambos machos se tornan conflictivos, cuando se denota un dominio del más joven sobre el adulto.

Yogui. Nació en el ex zoológico de Mendoza y es hijo de Fausto. Vive solo desde hace varios años. Las secuelas del encierro se hacen evidentes por el comportamiento estereotipado que presenta.

Fuente: Clarín

Te puede interesar