Un muerto, seis heridos y un desaparecido en una explosión en un polígono petroquímico de Tarragona

Internacionales 14 de enero de 2020 Por
Dos de las personas afectadas por el incendio se encuentran en estado crítico
explosion-poligono-petroquimica-tarragona-enero-del-2020-1579025254512

Dos explosiones y un incendio en la empresa Industrias Químicas de Óxido de Etileno (IQOXE), heredera de la antigua IQA, en Tarragona ha causado al menos un muerto, seis heridos, dos de ellos en estado crítico, dos muy graves, uno menos graves y otro leve. Además, hay una persona desaparecida, empleada de la empresa, según el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) y el Departamento de Interior.

 
La primera explosión se ha producido a las 18.40 y ha afectado un tanque de óxido de etileno de la empresa, mientras que la segunda deflagración ha sido en una instalación externa, según ha informado el consejero de Interior, Miquel Buch. La onda expansiva ha provocado el derrumbe de una vivienda en el barrio tarraconense de Torreforta, donde ha fallecido una persona.

En la extinción del fuego trabajan una treintena de dotaciones de Bombers de la Generalitat, que han rebajado la intensidad de llamas en un depósito de óxido de etileno. El producto quema ahora de "forma controlada", informa el cuerpo de extinción, que sigue revisando la zona por si hay alguien atrapado. La policía ha acordonado la zona y ha cortado durante cerca de una hora las vías de acceso, que se han reabierto a las ocho de la tarde. Renfe ha interrumpido la circulación de trenes entre Tarragona-Reus y Tarragona-Port Aventura durante más de una hora. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, el vicepresidente, Pere Aragonès, y el consejero del Interior, Miquel Buch, se han desplazado al lugar. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha puesto en contacto con Torra para ofrecerle "el apoyo que sea necesario", ha tuiteado. 

Maite Fonoll estaba en una tienda de un polígono, a unos dos kilómetros de distancia, cuando ha escuchado la explosión. “Ha temblado todo el edificio entero. Ha sido muy fuerte”, explica por teléfono. Los clientes se han dado cuenta rápidamente de que algo había pasado en la zona petroquímica. “Y cuando algo ocurre allí, todos temblamos”. La gente ha abandonado la zona rápidamente y se ha formado un colapso momentáneo en la carretera por la cantidad de personas que intentaban regresar a sus casas. “Sabemos que en caso de emergencia, lo primero que tenemos que hacer es confinarnos”, añade Fonoll. Alrededor de la zona del incendio, según esta mujer, no costaba ni respirar ni se percibían malos olores.

“Han temblado los cristales de las ventanas”, coincide Marta Minguella, vecina de La Selva del Camp, a unos 12 kilómetros del lugar, que estaba en su casa cuando se ha producido la explosión. Minguella, igual que otros vecinos a través de las redes sociales, lamenta que las alarmas no han sonado en su municipio. Bomberos ha asegurado en Twitter que no se harán sonar las alarmas porque no hay afectación fuera del polígono industrial. El sindicato CC OO denuncia que el plan SEPQTA (Plan de Emergencia Exterior del Sector Químico de Cataluña) no ha funcionado, y que no han saltado las alarmas de confinamiento. Esta central recuerda que ya denunciaron en reuniones con la Generalitat y la patronal que ya se habían detectado problemas en este sentido.

Laura Paño trabaja en una gestoría en la entrada este de Vilaseca, la más cercana de Tarragona. "De repente la puerta de entrada se abrió de golpe y empezaron a temblar los cristales. Todo el mundo salió a la calle porque pensaba que había pasado algo allí. No hemos oído ningún ruido: lo primero que piensas es que ha sido un terremoto". La trabajadora asegura que nadie ha acudido a advertirles que se queden dentro, o cómo debían proceder. "En principio nos quedamos aquí porque tenemos trabajo; estamos viendo las páginas oficiales de Mossos que nos dicen que tenemos que estar confinados. La calle ha quedado desierta y todo el mundo ha cerrado los comercios", añade Paño.

La puerta de la ferretería donde estaba Antonio Carmona, también en Vilaseca, a unos cuatro kilómetros del lugar de la explosión, se ha abierto por la onda expansiva, y la gente se ha echado a la calle para comprobar qué había pasado. “Lo primero que he pensado es en la bomba de ETA del 87 [atentado en la refinería de Enpetrol]”, explica Carmona, de 58 años, por teléfono. “La gente ha entrado en pánico”, asegura Carmona. “Sabemos lo que implica vivir en Vilaseca, pero si hubiese sido una explosión química, habría pasado algo grave porque las alarmas no han sonado en los 20 ó 30 minutos posteriores. La gente se ha asustado y ha faltado información”, critica.  

Fuentes de UGT, el sindicato mayoritario en la planta IQOXE (Industrias Químicas de Óxido de Etileno), confirman que la explosión y el incendio han tenido lugar en esta fábrica. Según el sindicato, en el momento de la explosión otras empresas estaban trabajando en la planta en tareas de mantenimiento. Las plantas de alrededor han activado el plan de autoprotección (PAU), con lo que se han cortado las comunicaciones. La explosión ha sido por óxido de etileno, altamente inflamable, y probablemente se ha originado en el reactor o en una de las líneas de acompañamiento del mismo. Los trabajadores de esta planta fueron a la huelga recientemente por reivindicaciones sobre el convenio laboral, que UGT desvincula de razones de seguridad.

El óxido de etileno es un gas incoloro inflamable que se utiliza en la industria como materia prima para elaborar fibras de poliéster, anticongelantes y detergentes. Según la Comisión de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, la exposición al óxido de etileno por inhalación a este compuesto orgánico puede provocar irritación en las vías respiratorias y en los ojos, síntomas que han manifestado algunas personas de Tarragona y localidades cercanas a la explosión como Perafort, Reus o Salou. Protección Civil ha informado, sin embargo, de que no se ha detectado presencia de tóxicos en el aire, en el entorno cercano a la empresa accidentada.

Te puede interesar