Cuáles son las opciones para la deuda bonaerense luego de la extensión de plazos que anunció hoy Axel Kicillof

Economía 22 de enero de 2020 Por Aqui Jujuy
El deadline para que respondieran los acreedores estaba fijado para las 13 de hoy, pero no obtuvo el umbral de aceptación del 75% necesario. Ahora tiene hasta el 31 de enero para obtener acuerdo de los acreedores. Y hasta el 5 de febrero para pagar o caer en default
hjhjm

El deadline para que los tenedores del Bono Buenos Aires 2021 (BP21) comuniquen si aceptan la propuesta de postergar hasta mayo el vencimiento de USD 250 millones de capital que cae este mes estuvo fijado desde un principio para hoy a las 13, hora de Buenos Aires. Pero como el proceso no prosperó, se extendió hasta el 31 de enero la consulta a acreedores con la esperanza de llegar al 75% de aceptación requerido para patear hacia adelante el vencimiento.


Los principales tenedores de ese bono tienen una postura dura ante la falta de definiciones respecto a cómo se pagará el vencimiento aún si se lo extiende para dentro de cuatro meses. Por eso, el gobierno de Axel Kicillof extendió 9 días más el plazo para intentar convencerlos, hasta el 31 de enero. El nuevo período de consulta va a tener lugar durante el período de gracias que tiene la provincia antes de caer en default.


Eso es porque desde el 26 de enero, fecha original de pago, comienza a correr un plazo de gracia de 10 días para que la Provincia de Buenos Aires haga el desembolso y, en caso de que no lo concrete, se oficialice el incumplimiento que activen cláusulas de “default cruzado” que fuercen al gobernador Kicillof a renegociar toda la deuda provincial.


Según las cláusulas de acción colectiva contenidas en el prospecto de emisión, si la propuesta de postergar el pago de capital correspondiente al 26 de enero es aceptada por los tenedores de al menos el 75% del capital en circulación del BP21, estos serán modificados con efecto vinculante para todos sus tenedores.
 
Las cláusulas de acción colectiva son condiciones dentro del contrato de un bono que establecen un umbral de aceptación para que se puedan cambiar los términos de la emisión de deuda sin caer en default. El objetivo de esas cláusulas es evitar que una porción minoritaria de los acreedores pueda bloquear un acuerdo. Así, si los dueños de tres cuartos de la emisión original por USD 750 millones aceptan las nuevas condiciones, el otro 25% también se ve obligado a aceptarlas.


 El plazo límite para aceptar la oferta bonaerense estaba fijado para las 13 de hoy. La empresa encargada de recibir las adhesiones deberá informar el resultado al mercado el día de hoy. Ahora, en caso de que no se alcance el umbral mínimo de aceptación contemplado en las clásulas de acción colectiva, la Provincia de Buenos Aires queda obligada a cumplir con el pago tal y como estaba establecido originalmente en el contrato. Así como en caso de una propuesta exitosa todos los acreedores quedan sujetos a las nuevas condiciones, en caso de un fracaso todos los acreedores reciben el mismo trato.


Entonces, si no consigue suficientes adherentes, el distrito gobernado por Kicillof deberá enfrentarse a la decisión de pagar de todas formas los USD 250 millones de capital en el día del vencimiento o iniciar el proceso que lleva al default.


Período de gracia y “default cruzado”
De acuerdo a las condiciones de emisión del bono, la Provincia entraría en default a los 10 días de incumplir el pago de capital. Para los intereses el plazo es más largo, de 30 días. Dado que el pago estaba previsto para el día 26, el plazo de 10 días termina el 5 de febrero próximo.


Hasta entonces el Gobierno provincial tiene la chance de echarse atrás y concretar el pago o, en todo caso, de obtener el apoyo que la Nación le negó. Superada esa fecha sin que se complete el pago, la Provincia caería en default.


Si finalmente la Provincia entra en default, el problema no quedará limitado al Bono Buenos Aires 2021. Los tenedores de cualquier otro bono bonaerense emitido bajo ley extranjera que cuenten con el 25% del monto emitido de un título pueden activar las clásulas de “cross default” que hundirían al distrito en un proceso legal similar al que vivió la Nación con los holdouts. Implicaría una renegociación de toda la deuda bonaerense, pero por separado de la reestructuración nacional. Todo lo contrario de lo que busca el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Boletín de noticias