Una mujer perdonó a su novio por dispararle cinco veces y lo besó en pleno juicio

Internacionales 31 de enero de 2020 Por
La imagen tomada en medio de la audiencia se volvió viral. La Justicia condenó al agresor aunque la víctima lo perdonó.
0037356561

La foto de Micheli Schlosser besando a su ex novio, Lisandro Rafael Posselt, en un juzgado de Brasil dio la vuelta al mundo, pero no por su romanticismo sino por la historia que encierra: él le disparó cinco veces a la mujer, y ella lo perdonó durante el juicio.
 
 
El juzgado del municipio de Venâncio Aires, en el estado de Río Grande del Sur, condenó a Posselt, de 28 años, a siete años de cárcel: cinco por intento de femicidio y dos por poseción ilegal de un arma.

Pero antes de escuchar el veredicto Schlosser ya había fallado a favor de su ex novio y hasta pidió permiso para darle un beso.

"Yo lo provoqué mucho ese día, por eso me disparó. Lo amenacé con denunciarlo a la policía por violación", explicó más tarde Schlosser, de 25 años, en una entrevista con el sitio Gazeta do Sul.

Es posible que una víctima de violencia de género excuse a su agresor, pero los abogados y el tribunal que intervinieron en el juicio quedaron sorprendidos por la reacción de la joven.

La pareja salió un año y medio hasta que en agosto de 2019 Schlosser encontró unos chats en el celular de Posselt que probaban su infidelidad y lo confrontó. El hombre respondió a la amenaza de una denuncia policial con cinco tiros con un arma calibre 22.

"Dije muchas cosas sin pensar aquel día. Dije que lo denunciaría por agresión y otras cosas, pero él nunca me había pegado antes. Yo no ando con hombres golpeadores", aseguró la joven.

Pero está viva de milagro, y los proyectiles todavía están en su cuerpo por lo que sigue de licencia de su trabajo para concentrarse en su rehabilitación.

Después del intento de femicidio, la infidelidad y la violencia, la mujer todavía espera reconciliarse con su ex novio y que todo vuelva a ser "como antes" del episodio. "Yo lo amo y ya lo perdoné", aseguró.

Los peritos y abogados que intervinieron en el juicio coincidieron en que Schlosser estaría experimentando una suerte de Síndrome de Estocolmo por el que aún siente un vínculo emocional con el hombre que intentó matarla.

Te puede interesar