La fórmula de Sergio Massa para consolidar su poder desde el Congreso: diálogo con todos y una relación fluida con el Presidente, Máximo Kirchner y Axel Kicillof

Política 02 de febrero de 2020 Por
El titular de Diputados logró un estilo propio para destrabar los proyectos que quiere Alberto Fernández. Maneja 14 diputados nacionales y 25 diputados provinciales propios, además de haber conseguido la designación de 11 dirigentes de su sector en organismos públicos
rhr

La sesión por la ley de renegociación por la deuda externa había sido un éxito. Sólo dos votos en contra y una abstención. Sergio Massa le había apostado al Presidente que la media sanción salía por más de 200 votos. Fueron 224. Sentado en su despacho, el presidente de la Cámara de Diputados recibió el llamado de Alberto Fernández, que estaba en Ezeiza a punto de volar a Roma para tener su cita con el Papa Francisco. “Te felicito, Sergio, salió bien”, le dijo el Presidente, según relataron a Infobae fuentes de la Casa Rosada. Y hasta se permitió una chicana: “Aunque trabajás menos porque te vas a Pinamar los fines de de semana, hiciste un gran trabajo”. Massa se rió y el viernes se fue en auto a la costa, donde veranea hace años para estar con su familia y los amigos de siempre. Nadie quiso contar qué había apostado con el Presidente.

A menos de dos meses del regreso del peronismo al poder, Massa afianzó su relación con el Presidente y, a la vez, su rol como presidente de la Cámara de Diputados. Además, consiguió tener una excelente relación con el diputado Máximo Kirchner, el jefe del bloque oficialista y el principal operador político del kirchnerismo.
Massa también habla con la vicepresidenta Cristina Kirchner cuando necesitan acordar algún tema político o del Congreso. Y además tiene un diálogo fluido con el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof. Dentro del Gobierno, el ex intendente de Tigre es uno de los que mejor relación tiene con el mandatario bonaerense.
El titular de Diputados tiene la obsesión de responder todos los mensajes que le llegan a sus dos teléfonos. A veces tiene 1.200 mensajes de whatsapp por leer y trata de responder todos. Tiene marcados tres telefónos como favoritos para leer primero: además del de su esposa Malena Galmarini, está el del Presidente. El otro es de Kicillof. Máximo Kirchner no usa whatsapp y la vicepresidenta tampoco.
 
Si bien no va a la quinta de Olivos, Massa tiene contacto permanente con Alberto Fernández y es uno de los hombres a quien escucha. Massa dice a sus íntimos que está muy conforme con el papel que le toca desempeñar en el Gobierno y que la situación de la Argentina es tan compleja que es momento de “sumar” y no de buscar internas. Esa frase implica que existe un alineamiento absoluto y que su objetivo es que la vaya bien al Gobierno. “Si todo sale bien, ganamos todos”, suele decir Massa en la privacidad de su despacho.


La relación con Máximo Kirchner es una parte clave en la consolidación del poder de Massa hoy en el Gobierno, donde mantiene además una fuerte relación con varios ministros, como con el cada vez más inlfuyente ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro.


El acuerdo sin firmar entre ambos es que cada uno respeta el espacio político del otro: Máximo Kirchner como jefe del bloque oficialista y Sergio Massa como presidente de la Cámara baja. En política eso significa que nadie invade el territorio del otro. Ocurrió varias veces que algunos diputados que conocen a Massa fueron a su despacho a pedirle trato directo. “Sergio, nosotros preferimos hablar directo con vos”, era la frase repetida. Y siempre dio la misma respuesta: “Muchachos, todo lo del bloque lo hablan con Máximo”. Y así empezó a afianzarse la relación, que comenzó cuando Máximo Kirchner y Wado de Pedro fueron a la casa de Massa a convencerlo, con pruebas, de que Cristina Kirchner no tuvo nada que ver con el robo que sufrió Massa y su familia en su casa en plena campaña presidencial, en 2013. Esa fue la puerta que permitió que Massa se reconciliara con el kirchnerismo y acordara con Alberto Fernández.


Según pudo saber Infobae, Máximo Kirchner llegó hasta encarar a un ministro que intentó en un acto dejar a Massa de lado. “Respeten a cada autoridad, muchachos, Sergio es presidente de la Cámara de Diputados”, habría dicho Máximo. La cosa no pasó a mayores, pero la cuentan como una muestra más de cómo está hoy la relación entre ambos en este poco tiempo de gestión.


Hoy actúan en tándem en todo lo que tiene que ver con el manejo político en la Cámara de Diputados para las leyes que necesita el Gobierno. Ambos hablan con todos los sectores. Pero Massa tiene mucha llegada con dirigentes de la oposición, lo que es clave porque el PJ no tiene mayoría en Diputados: es la primera minoría con 119 legisladores.

Te puede interesar