"Quieren quebrantar la paz, no los vamos a dejar"

Opinión 14 de febrero de 2020 Por
Por Adriano Morone. Presidente del Comité Provincia de la Juventud Radical.
0000061829

Antes los reiterado hechos de prepotencia que vivió por nuestro gobernador Gerardo Morales en la localidad del ramal incentivadas por referentes del kirchnerismo que quieren desestabilizar la paz en Jujuy, a partir de una gestión de gobierno que se abrazó a lo mejor de cada uno de los jujeños, recuperando valores que la violencia, la desesperanza y la corrupción se habían encargado de sepultar.

Conseguido este objetivo indispensable para iniciar la reconstrucción de un futuro mejor, la provincia se posicionó en la senda del crecimiento. El esfuerzo, la valentía y la determinación de los jujeños, nos permiten vivir en un Jujuy que es protagonista de los nuevos procesos de desarrollo que dominan el escenario mundial. Esto es precisamente lo que juntos comenzamos a edificar hace cinco años en paz y unión.

La construcción del parque solar Cauchari para producir y vender energía renovable, la expansión de las inversiones en litio, las zonas francas, el turismo alcanzando cifras históricas de crecimiento y la fábrica de baterías de litio, son hitos que patentizan el nuevo Jujuy inserto en la escena virtuosa internacional.

Es oportuno recordar estos logros alcanzados en recientes capítulos de nuestra historia, ya que la memoria es frágil, más aún cuando corrientes de prepotencia y atropello amenazan con resurgir.

Personajes como Carolina Moisés, Débora Juárez, Pedro Torres y otros de poca monta como el concejal Javier Jurado, se atreven a llenar sus bocas diciendo que trabajan por los jujeños, pero al día de hoy no pueden explicar su rol durante los tiempos de oscuridad que Milagro Sala cultivó con activa participación y complicidad kirchnerista encarnada en Carolina Moisés y compañía.

Esos mismos son los que, mediante discursos oportunistas, se esmeran por disfrazar sus sombrías intenciones políticas y sectarias, pero en cada paso que dan dejan expuestas sus ambiciones y enarbolan a Carolina Moisés como la firme candidata a ser la nueva Milagro Sala, haciendo gala lamentablemente de las mismas prácticas violentas que llevaron a la condena a la otrora líder tupaquera.

Tienen que asumir su responsabilidad y hacerse cargo de lo que hicieron, pero especialmente de lo que no hicieron y dejaron hacer. Los que hoy dicen preocuparse por la situación de los jujeños, dónde estaban cuando el robo brutal era moneda corriente o cuando los desposeídos eran víctimas de los ungidos del kirchnerismo que no dudaron en robar a los pobres.

Hoy desbordan entre acusaciones y cuestionamientos, pero las explicaciones de su participación en el quebranto de Jujuy y su gente siguen pendientes ante quienes día a día redoblan su compromiso con la paz.

Te puede interesar