La argentina es el único país que no consideró a los bancos como actividad esencial

Nacionales 07 de abril de 2020 Por Aqui Jujuy
Según un informe de la Federación Latinoamericana de Bancos, frente a la pandemia todos los países tomaron precauciones sanitarias y restringieron horarios de atención al público, pero mantuvieron las operaciones impostergables. El único que cerró al 100% las sucursales bancarias por no considerarlas una actividad crítica fue la Argentina
banco de la nacion

Todos los países de América Latina consideraron que la actividad bancaria era esencial y que los bancos no debían cerrar las puertas durante la cuarentena, a excepción de la Argentina. Con distintas modalidades y restricciones, las sucursales bancarias nunca interrumpieron la atención al público ya que se los consideró un sector crítico para el funcionamiento de la economía.

La Argentina fue el único país de la región que ordenó cerrar el 100% sus sucursales el viernes 20 de marzo. Decidió reabrirlas dos semanas después, el viernes 2 de abril, para el pago de jubilaciones y planes sociales, generando un enorme caos y aglomeraciones de público ante los bancos, algo obviamente contraindicado en el medio de medidas sanitarias estrictas. Los más afectados fueron los adultos mayores, que constituyen además el principal grupo de riesgo. Ayer, dio un paso más y anunció un sistema de atención por turnos.

Los datos surgen de un relevamiento de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban) al que accedió Infobae, del que se desprende que aún los países que decretaron medidas estrictas para enfrentar al coronavirus, como la “cuarentena total” y el cierre de las fronteras, consideraron a los bancos como una “actividad crítica”. Bolivia, Chile, Perú, Paraguay, Panamá, Perú, entre otros, hicieron oficialmente esa declaración.

Otros países cuyos gobiernos fueron criticados incluso internacionalmente por no ser rígidos en la lucha contra la pandemia, tampoco cerraron los bancos. El Banco Central de México determinó que “las operaciones esenciales que únicamente pueden ejecutarse de manera presencial lo harán con el mínimo personal indispensable, y para el resto de las operaciones, se utilizarán esquemas de trabajo a distancia”. Redujo el personal y sólo el 10% de las sucursales permanecieron cerradas.

Por su parte, el Banco Central de Brasil flexibilizó la atención al público pero no la prohibió. “Para asegurar la salud de la sociedad frente al coronavirus y, al mismo tiempo, garantizar la prestación de servicios esenciales, el Banco Central determinó que las entidades financieras ajusten sus horarios de atención al público en las sucursales", informó en un comunicado. Entre esas transacciones esenciales, el Banco Central de Brasil detalló la extracción de dinero de las cuentas y el pago de facturas.

En cada país, por supuesto, la atención bancaria al público no fue la habitual. Por citar algunos ejemplos, en Perú recortó dos horas el horario habitual, en Honduras funcionan tres días a la semana y en Chile se le permitió a cada banco cerrar algunas sucursales. En Colombia se siguió un camino similar.

En todos los casos, como es esperable en esta coyuntura, a este funcionamiento acotado se añadieron medidas sanitarias, tales como la distancia entre la gente que espera ser atendida, elementos de higiene y de protección para el personal y los clientes y la cuarentena obligatoria para empleados que integran grupos de riesgo. Cada país eligió las suyas: en Paraguay se toma la temperatura a cada empleado al ingresar a trabajar; en Panamá, no se permite que en una sucursal haya más de 10 clientes esperando.

Todos los países de la región impulsaron el uso de los canales electrónicos. También establecieron distintas medidas para que los bancos funcionen dentro de esquema de emergencia que permita las precauciones para no expandir la pandemia y el mantenimiento de los servicios bancarios.

Boletín de noticias