Degolló a su novia embarazada y se entregó

Policiales 15 de febrero de 2019 Por
María Belén González fue asesinada de 11 puñaladas en el cuello. El femicida se encontró con el padrastro de la chica luego del crimen, le confesó parte de lo sucedido y se entregó a la Policía.
0000604327

Otro femicidio, otra muerta que ya se suma a la lista de al menos 28 mujeres asesinadas en lo que va del año. María Belén González tenía 17 años y estaba embarazada de dos meses. Fue asesinada por su novio, Sebastián Strieder, de 22 años. El joven, tras degollar a la pareja de 11 puñaladas en el cuello, confesó el crimen a medias al padrastro de la chica y se entregó a la Policía.

El asesinato se dio este martes en el barrio El Progreso de Posadas, Misiones. María Belén fue encontrada muerta al lado de la cama por su propia madre y su pareja, quienes tuvieron que tirar la puerta abajo a golpes para entrar a la casa en la que convivían los tres junto a Strieder desde hacía un mes.



La adolescente tenía el torso semidesnudo y marcas profundas en su cuello, según pudo comprobar la Policía al llegar al lugar. El arma homicida sería un cuchillo de cocina, que fue secuestrado por la Dirección de Homicidios y la Unidad Regional X de la División de Investigaciones.

Las alertas para la familia de la víctima comenzaron a sonar cuando el padrastro de María Belén se cruzó al femicida mientras escapaba del lugar, cerca de la terminal de Posadas. En ese momento, de acuerdo a lo informado por el portal Primera Edición, Strieder le confesó: “Peleé mal con María Belén y me voy a entregar”.

Fue entonces que el hombre fue a buscar a su pareja, la madre de María Belén, y juntos derribaron la puerta de la casa para poder entrar. De inmediato, cuando ya eran alrededor de las 22:30, llamaron a la Policía para dar aviso de que habían encontrado el cuerpo de la adolescente.

Sin embargo, según creen las fuentes de la investigación, el femicidio tuvo lugar al menos dos horas antes de que Strieder abandone el lugar, entre las 18 y las 20. Incluso, tuvo tiempo de limpiar el cuchillo que usó para matar a la chica, con lo cual pudo haber pasado unas dos horas allí con el cuerpo.

Luego de esto, el asesino caminó más de cuatro kilómetros hasta la comisaría decimoséptima, ubicada en el barrio Puerto Rico. Sospechan que lo hizo ya que era la única comisaría que conocía, ya que tanto él como la víctima y su familia eran de esa zona, de acuerdo a Primera Edición. Sin embargo, no entró a la dependencia policial, sino que se quedó sentado en el banco de una plaza que se encuentra frente a la misma. Allí fue que lo encontró y detuvo la Policía unos minutos después de encontrar el cuerpo.


La autopsia confirmó este miércoles que Strieder mató a María Belén de once puntazos con un cuchillo de cocina, los cuales le dañaron severamente la tráquea y la arteria aorta. Además, reveló que la adolescente tenía un embarazo de dos meses. Strieder, en tanto, está detenido a disposición del juez Marcelo Cardozo, quien podría indagarlo en los próximos días.

Fuente: El Destape

Te puede interesar