Agosto: Mes de la Pachamama

Cultura 01 de agosto de 2019 Por
Desde la medianoche comenzaron los rituales en honor a la Madre Tierra en algunas casas jujeñas.
20190801_093004

El Día de la Pachamama, tradición ancestral, es herencia de los pueblos originarios, que se celebra en todo el Noroeste del país cada 1 de agosto, aunque en realidad las celebraciones y homenajes a la “Madre Tierra” se extienden durante todo el mes.

La Pachamama, o Madre Tierra, es una deidad venerada por ser generadora de la vida, símbolo de fecundidad por su capacidad para producir y proteger plantas, animales, alimentos y otros medios de subsistencia del ser humano.

La ofrenda es una manera simbólica en la cual las personas devuelven a la Tierra lo que ha tomado de ella, con el fin de restablecer la reciprocidad entre el ser humano y la naturaleza. Así, además de devolver algo de lo que nos ha dado y agradecerle por ello, a la Madre Tierra se le pide por nuestros deseos más profundos acerca de la vida, lo que queremos lograr y lo que queremos para nuestros seres queridos. Porque esta deidad va más allá del planeta Tierra: "Pacha" en aimara y quechua significa también universo.

La ceremonia comienza bien temprano con el sahumado, que es la “limpieza” de las habitaciones. La tradición dice que debe usarse muña muña, aunque también se utiliza incienso, mirra y sándalo, se debe sahumar tanto el hogar como los negocios e incluso a las personas más cercanas, para sacar las malas energías y comenzar un nuevo ciclo.

Luego llega la “corpachada”, en la que se depositan ofrendas en un hoyo cavado en la tierra, considerado la boca de la Pacha ya que se le da de comer y beber simbólicamente. Allí se colocan hojas de coca, tabaco, bebidas (chicha) y alimentos como ser chicha, tijtincha, locro, humita, papines, etc.

En Jujuy el ritual de la Pachamama es la oportunidad anual de encuentro que favorece los lazos sociales. 

Te puede interesar