Riquelme opinó de la Superfinal: "Va a ser el amistoso más caro de la historia”

El ídolo xeneize cuestionó que la final de la Copa Libertadores se juegue fuera del país. “Nos la quitaron y es muy doloroso”, sostuvo.

Deportes Por: Aquí Jujuy 04 de diciembre de 2018
Riquelme

Cada vez que habla hace ruido. Y este lunes por la noche no fue la excepción. Juan Román Riquelme se quejó por la mudanza de la final de la Copa Libertadores a Madrid y aseguró que "este Boca-River va a ser el amistoso más caro de la historia".

Riquelme, en diálogo con Radio Mitre, se lamentó por los incidentes ocurridos en las afueras del estadio Monumental, pero también se mostró preocupado porque los dirigentes de Boca, River y la Conmebol no fueran capaces de organizar el partido en Argentina.

"El superclásico, en algún momento, se tiene que volver a jugar en la Argentina. ¿Qué vamos a hacer para que se juegue el próximo Boca-River? ¿Se va a tener que jugar en otro país? Pienso que ya no es lo mismo. Por más que quiera que Boca la gane, creo que la final se tiene que jugar en nuestro país. Nos la quitaron. Va a ser el amistoso más caro de la historia", se quejó uno de los ídolos más grandes de la historia de Boca.

Y profundizó: “Es raro, y nos pasa a todos. Hay pocas cosas que son nuestras, como el asado, el mate y el dulce de leche. Y el Superclásico nos lo acaban de quitar, no es nada lindo”.

También cuestionó con dureza las fallas en el operativo de seguridad que permitieron el salvaje ataque al micro que trasladaba a Boca al Monumental que provocó heridas en varios jugadores, entre ellos el capitán Pablo Pérez y el juvenil Gonzalo Lamardo, quienes terminaron en una clínica. Otros futbolistas, además del shock, padecieron el efecto de los gases lacrimógenos utilizados por la Policía para disuadir a los agresores.

“Fue muy raro y muy feo lo que pasó. â€‹No quiero que mis hijos se acostumbren a que estas cosas pasan acá. Yo me ilusionaba con que Boca fuera campeón en la cancha de River, y que respeten si nos tocaban ganar”, dijo.

Y no se quedó ahí: “Lo que pasó no es normal… a los pocos días todos teníamos miedo de pasara algo con el G20, y parece que fue todo perfecto. Es una tristeza muy grande porque era nuestra fiesta, para terminar el año de la mejor manera”.

Por otro lado, sostuvo que este partido sólo se jugará porque uno de los dos equipos tiene que ir al Mundial de Clubes.“Pusieron al fútbol argentino en lo más alto, pero es triste que se juegue en otro país. La final ya no es lo mismo, es como que la final de la Champions League se juegue acá. Es como una derrota para el fútbol argentino. Es lamentable que un equipo de fútbol no pueda llegar a un estadio, al ver que la llevan a Europa, se perdió todo. La final sólo se está jugando porque uno tiene que ir al Mundial de Clubes”, denunció Riquelme.

A pesar de todos sus cuestionamientos, el 10 se puso en el lugar de los jugadores y señaló que sentirá "envidia" por la oportunidad de jugar una final de Copa Libertadores ante el clásico rival y en un estadio legendario como el Santiago Bernabéu, el hogar de Real Madrid.

"Será porque juegan en un estadio nuevo, es un país diferente, con jugadores que seguramente jugarán por primera vez en Europa. Hay jugadores que van a cumplir el sueño de jugar en el estadio del Madrid. El que se sienta mejor, el que se sienta más cómodo va a sacar ventaja", analizó.

En ese sentido, describió: "Los 25 jugadores o 20 que tiene cada plantel son afortunados. Uno de chiquito piensa ojalá algún día juegue un Superclásico, ojalá juegue la Libertadores, ojalá pueda jugar en la cancha del Real Madrid. Estos jugadores son afortunados. Uno de chiquito soñaba con esto. Da un poco de envidia. Una final de Libertadores contra River en el Real Madrid. Ojalá que sea un buen partido y Boca pueda ganar".

También entregó su análisis futbolístico y valoró el poder de fuego de Boca, una virtud que le permite jugarle de igual a igual a River que "tiene un buen equipo".

"Los Superclásicos son partidos más parejos. Si bien el local siempre tiene ventaja ahora se va a jugar en otro país. River es un buen equipo y Boca, si bien no es vistoso, tiene mucho gol. Boca no necesita jugar bien para marcar un gol. Pasó en la Bombonera y ayer (por el domingo) en Avellaneda. Si tenemos la suerte de que encuentre un gol rápido se puede quedar con el partido. De la nada te mete un gol", comentó el ex mediocampista, quien dejó entrever que tiene en carpeta lanzarse como candidato a presidente del club de La Ribera. 

Y para sustentar su afirmación trazó una comparación con el partido de ida disputado en la Bombonera: "Acá se van a jugar muchas cosas. El Superclásico es distinto a todo. Por ahí termina ganando el que no viene jugando muy lindo. El otro día terminó 2-2 con dos errores de los dos equipos en los cuatro goles. (Carlos) Izquierdoz se equivocó en los dos goles de River y (Franco) Armani en los dos de Boca. Es raro que eso pase en un Superclásico".

Por último, después de deslizar que le dio más besos a una pelota que a sus novias, se refirió a su mamá, María, por quien después del Mundial de Alemania 2006 decidió bajarse de una convocatoria de la Selección, que entonces era dirigida por Alfio Basile.

"María está bien, contenta que tiene al hijo más cerca y feliz porque ve crecer a sus nietos. A mí me hace muy bien que mi mamá esté contenta", cerró Riquelme, más 'romántico' que nunca.

Fuente: Clarín


 

Te puede interesar