La argentina víctima de trata en Bolivia vivía en un viejo garaje

La mujer fue rescatada junto a su hijo en la localidad de Bermejo, en el país vecino. Presentaba signos de mala alimentación y le retenían los documentos.

Genero Por: Aquí Jujuy 26 de diciembre de 2018
argentina victima de trata en bolivia

La argentina víctima de trata de personas que fue rescatada en Bolivia luego de largos 32 años vivía en condiciones muy precarias y estaba mal alimentada. La mujer, que regresó a la Argentina con su hijo de nueve años, y ya se reencontró con su familia en Mar del Plata, estuvo privada de su libertad durante más de tres décadas y logró ser hallada tras una extensa investigación que duró más de cinco años.

La historia comenzó en 1987, cuando la víctima, que en ese entonces tenía 13 años, viajó desde Mar del Plata junto a su hermana, en pareja con un ciudadano boliviano de unos 50 años, hacia el país vecino. El hombre les había prometido que allí conseguirían un buen trabajo, lo que nunca ocurrió.

Luego de tres meses, la hermana de la argentina se separó y decidió regresar a la Argentina, aunque no pudo traer consigo a su familiar porque su ex se lo impidió. Según declaró, el ciudadano boliviano "las engañó" y una vez en el país vecino las obligó a trabajar en un bar nocturno como "damas de compañía". El sitio fue identificado como "Lola C", aunque se desconoce su ubicación exacta. Este sujeto de 50 años habría sido quien mantuvo cautiva a la joven durante sus primeros años en Bolivia.

Así, tras largos años de incertidumbre, y luego de que en julio de 2014 la hermana de la víctima brindó esta información al Ministerio Público de la Nación, Procuraduría de Trata y Explotación de Personas, se inició una investigación para dar con el paradero de la mujer, identificada como P. Zapata. A fines de diciembre de 2017 se obtuvo la información de que trabajaba en el Mercado Central de Bermejo, Bolivia, y entre octubre y noviembre de 2018 se confirmó su identidad.

La Gendarmería nacional coordinó actividades con la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), de la Policía Nacional de Bolivia, y el 22 de diciembre se dio con la mujer. En un primer contacto con personal de la Unidad Antitrata, la víctima contó que trabajaba para una mujer que no la dejaba volver a la Argentina y que le había retenido los documentos a ella y su hijo. Aseguró, además, que la obligaba a dormir bajo llave en un garaje, propiedad de la supuesta tratante.

Las autoridades trasladaron a las víctimas hasta este lugar para que recogieran sus pertenencias y detuvo a la mujer acusada de trata, que también explotaba laboralmente al menor de edad.

Mala alimentación

Según se supo, el lugar donde la mujer y su hijo pasaban los días era el fondo de un garaje dividido por un placard y presentaba condiciones precarias. El ingreso estaba cerrado, del lado de afuera, por dos candados. Allí también se encontró la cédula de identidad de las víctimas, que estaban en poder de la captora.

Esta situación de aislamiento provocó que la mujer y su hijo presenten signos de falta de alimentación. De hecho la argentina estaba 20 kilos por debajo de su peso y se la observó visiblemente cansada.

El 24 de diciembre, en la previa de la Nochebuena, la mujer y el menor regresaron a Mar del Plata, donde se reencontraron con la hermana de la víctima y parte del núcleo familiar.

Fuente: Todo Noticias


 

Te puede interesar