UN VECINO SE ANIMÓ A CONTAR LO QUE PASABA DENTRO DEL CONVENTO "PRÓVOLO" ENTRE LOS CURAS Y MENORES DE EDAD

Nacionales 07/11/2017 Por
Un vecino reveló nuevos detalles de las aberraciones que ocurrían en el instituto mendocino
abuso-sexual-2363419w620

Leonardo Ghilardi tiene 30 años y vive desde chico en el barrio privado Chacra Boedo, ubicado frente al instituto Antonio Próvolo de Luján de Cuyo, en Mendoza. Este martes por la mañana el vecino se acercó a un grupo de periodistas que estaban en la puerta del establecimiento y se animó a comentar públicamente los excesos que observó.

"Me he criado acá, en el barrio de enfrente. Y recuerdo haber visto -cuando tenía 18 años- cómo algunos curas les pegaban a los chicos en la huerta con un palo. Los chicos estaban agachados y les pegaban. Al menos 4 veces vi cómo pasaba eso. La energía en el lugar siempre fue muy oscura", relató Ghilardi, entre otros medios, al diario mendocino Los Andes que publicó la noticia.

El testimonio tuvo lugar mientras en el interior del Instituto Próvolo se desarrollaba una nueva inspección luego de una denuncia en la que una víctima habló de la existencia de un sótano con frascos y fetos en su interior. Ghilardi al ver a los periodistas no dudó en cruzar la calle y querer contarles lo que sabía.

"Éste (por Chacra Boedo) es el primer barrio que hubo en la zona, pero nunca tuvimos relación ni hablamos con nadie del instituto. Siempre sentí una energía muy negativa en el lugar. Las ventanas siempre estuvieron cerradas, pese a que son muy grandes", detalló el vecino, quien sin embargo no ha declarado ante la Justicia dentro de la causa penal.

"A los chicos se los veía siempre como muy idos, más allá de que son sordos. No te sabría decir si quienes yo veía que les pegaban eran los mismos curas que están detenidos. Pero siempre fue todo muy oscuro acá", siguió en su relató y ageregó: "Cuando explotó todo esto lo sentí como algo personal, y que tendría que haber hablado en su momento".

Fuente: Infobae

Te puede interesar