RESCATAN A 25 MUJERES QUE ERAN EXPLOTADAS SEXUALMENTE EN DEPARTAMENTOS PRIVADOS

Nacionales 07/11/2017 Por
La investigación comenzó en 2014. Hubo cinco detenidos, que serían volanteros y de seguridad. Buscan ahora a los cabecillas.
trata
RESCATAN A 25 MUJERES QUE ERAN EXPLOTADAS SEXUALMENTE EN DEPARTAMENTOS PRIVADOS

Todas pobres, vulnerables, madres solas con hogares a cargo y sin ningún varón que colabore en la crianza de los hijos. Así son las 25 mujeres víctimas que fueron identificadas en la madrugada del sábado en cuatro allanamientos que se hicieron en distintos departamentos privados de la Ciudad de Buenos Aires. También hubo cinco detenidos.

La investigación de la organización dedicada a la explotación sexual había comenzado en 2014, se frenó y en los últimos meses fue retomada por la División de Trata del Área Metropolitana de la Policía Federal y la Dirección Nacional de Investigaciones de la Secretaría de Seguridad de Nación.

Los allanamientos se hicieron en edificios de las calles Pasco, Montevideo, Rodríguez Peña y avenida Corrientes, donde funcionaban “privados históricos en condiciones paupérrimas”, según contaron fuentes de la investigación.

El quinto allanamiento fue a una vieja casona de San Isidro, donde habría vivido uno de los jefes de la organización. Pero la casa estaba abandonada y el hombre, al parecer, habría muerto. De todas maneras allí se encontraron contratos de alquiler de departamentos y documentación relacionada a los privados. Se investiga también a otra persona que sería uno de los socios.

Los detenidos cumplían distintos roles dentro de la organización: “seguridad”, “volanteros”, “organizadores y encargados”. Algunos de los departamentos violaban la clausura del Gobierno de la Ciudad, ya que habían sido allanados varias veces por las mismas causas.

Del procedimiento participaron también la Dirección Nacional de Migraciones -varias de las mujeres eran de nacionalidad paraguaya y dominicana- y el Programa Nacional de Rescate de Víctimas de Trata de Personas. Su titular, Zaida Gatti, contó a Clarín que las mujeres fueron entrevistadas y que todas tenían “un discurso cooperativista pero con grandes inconsistencias”. Es decir, las redes les hacen aprender a las mujeres un discurso de que están trabajando porque quieren y son autónomas, pero al hablar se cae: “Varias pudieron contar que eran víctimas de distintas formas de explotación, que había encargados, que eran sometidas a sistemas de multas, que debían pagar si llegaban tarde, faltaban, estaban indispuestas o se tomaban el díaporque alguno de sus hijos estaba enfermo”.

Algunas de estas mujeres declararán con reserva de identidad y quedaron bajo el resguardo del Programa de Protección.

“El avance del Sistema Reglamentarista en nuestro país -explicó Gatti-, que considera a la prostitución como ‘trabajo’, dificulta la tarea del Equipo Interdisciplinario del Programa, porque, si bien no se considera desde este área que la prostitución sea un trabajo, al juzgado interviniente se le informan las características del discurso de 'Cooperativa', cuando en realidad estamos convencidas que es un caso de trata y explotación de personas. Pero, al no poder identificarse claramente los elementos del delito de trata, los juzgados consideran estar ante un caso de facilitación a la prostitución, declinan su competencia y pasan el caso a la justicia ordinaria. Estas victimas son consideradas por el Programa víctimas de explotación, pero no se suman a la estadística. Es preocupante el avance del reglamentarismo, porque entendemos que de este modo se invisibilizan a las redes de trata, escondiéndolas bajo una falsa cooperativa de trabajo. Hay proyectos de ley presentados en el Congreso de la Nación”.

La investigación quedó a cargo del juez en lo criminal y correccional N° 12, Sergio Torres, Secretaría 24, a cargo de Martín Uriona.

Te puede interesar