MESSI HIZO UNA PROMESA SI ARGENTINA SALE CAMPEÓN EN RUSIA

Deportes 08/11/2017 Por
El rumor popular dice que el equipo campeón del Mundial de 1986 prometió ir a la Virgen de Copacabana de Punta Corral, en Tilcara (Jujuy), y que como nunca lo cumplió la Selección quedó maldita.Ahora Messi prometió ir al Santuario de la Virgen María Del Rosario de San Nicolás.
messicamiseta
MESSI HIZO UNA PROMESA SI ARGENTINA SALE CAMPEÓN EN RUSIA

Tras la final perdida en Brasil, la propuesta que se le hizo a Lionel Messi en diálogo con TyC Sports fue ir caminando de Arroyo Seco, donde tiene su casa, al Santuario de la Virgen María Del Rosario de San Nicolás, distante a 38 kilómetros. El capitán de Argentina no lo dudó: estrechó su mano con la de Martín Arévalo y confirmó su promesa.

"Obvio, a San Nicolás. Si hay que ir, vamos", remarcó el rosarino. Luego, su amigo Agüero se sumó: "Ah, no es tanto, está bien, estoy adentro. Desde Arroyo Seco a San Nicolás".

En una extensa charla, Messi tuvo tiempo para dejar la pelota de lado y hablar de su vida, de su familia, de su pasado y, claro, de su relación con Sergio Agüero, su compañero de habitación, que retorno a la Selección para estos amistosos contra Rusia (el sábado a las 10) y Nigeria (el martes a las 13.30).

"Ahora sí el control remoto lo manejo yo porque no sé qué mierda hace con el teléfono y no le da mucha bola a la tele", comentó Leo, entre risas y con miradas cómplices hacia el Kun, quien esperaba del otro lado de la cámara su turno para salir al aire.

Con la PlayStation y el truco se repiten también las anécdotas con Agüero, quien se perfila para ser titular el sábado. "Me ganó poco pero me ganó pero no llegamos a no hablarnos, nos calentamos en el momento por las cargadas", dijo Messi sobre la rivalidad en los videojuegos. En las cartas, donde son compañeros, la queja se da porque el Kun "miente mucho". "Se cansa de jugar y empieza a boludear", protestó el jugador de Barcelona.

Agüero tuvo que darle la razón: "Es verdad, porque cuando no tengo nada hay que sacar puntos y mentir, pasa que él me agarra. A veces robo y a veces nos agarra. Me limpió del equipo en un momento pero volvimos ayer a jugar y les ganamos a los médicos", comentó el del Manchester City.

En una extensa charla, Messi tuvo tiempo para dejar la pelota de lado y hablar de su vida, de su familia, de su pasado y, claro, de su relación con Sergio Agüero, su compañero de habitación, que retorno a la Selección para estos amistosos contra Rusia (el sábado a las 10) y Nigeria (el martes a las 13.30).

"Ahora sí el control remoto lo manejo yo porque no sé qué mierda hace con el teléfono y no le da mucha bola a la tele", comentó Leo, entre risas y con miradas cómplices hacia el Kun, quien esperaba del otro lado de la cámara su turno para salir al aire.

Con la PlayStation y el truco se repiten también las anécdotas con Agüero, quien se perfila para ser titular el sábado. "Me ganó poco pero me ganó pero no llegamos a no hablarnos, nos calentamos en el momento por las cargadas", dijo Messi sobre la rivalidad en los videojuegos. En las cartas, donde son compañeros, la queja se da porque el Kun "miente mucho". "Se cansa de jugar y empieza a boludear", protestó el jugador de Barcelona.

Agüero tuvo que darle la razón: "Es verdad, porque cuando no tengo nada hay que sacar puntos y mentir, pasa que él me agarra. A veces robo y a veces nos agarra. Me limpió del equipo en un momento pero volvimos ayer a jugar y les ganamos a los médicos", comentó el del Manchester City.

"Esperemos que la nena llegue en el cuarto"

Con 30 años, padre de dos hijos (Thiago y Mateo) y casado desde hace unos meses con Antonela Roccuzzo, Messi espera la llegada de un nuevo heredero. Aunque su mujer lo había deslizado en una foto subida a Instagram, Leo confirmó que se viene un nuevo varón.

"Esperemos que llegue este primero y después se verá, pero seguramente buscaremos la nena. Esperemos que llegue la nena en el cuarto", dijo La Pulga cuando le consultaron si con su tercer hijo ya no iban a buscar otro.

Al hablar de sus hijos, Messi contó que Thiago se parece más a él porque también es ordenado. "Intento que los nenes también sean así pero el otro es un desastre", comentó sobre su hijo Mateo. El más grande (de 5 años), además, sigue los pasos de su padre en el fútbol: Leo comentó que "ahora le gusta más". "Le empezó a agarrar el gustito, le gusta ir a la cancha y a los entrenamientos, pregunta cuándo tiene fútbol", relató.

En tanto, sobre su exposición, Leo dijo: "Recién ahora Thiago entiende un poco lo que hago y quién soy; Mateo es muy chiquito y mira raro cuando me piden fotos, no le gusta mucho".

Te puede interesar