FLORENCIA KIRCHNER DECLARÓ POR LAVADO: DEJÓ UN ESCRITO Y NO QUISO CONTESTAR PREGUNTAS

Nacionales 15/11/2017 Por
Fue por la causa Hotesur, donde ya indagaron a su hermano Máximo y a la ex presidenta. Pidió ser sobreseída.
Hk8hU2Kkf_930x525

Florencia Kirchner volvió a los Tribunales de Comodoro Py, acusada de ser parte de una maniobra de lavado de dinero a través de la empresa Hotesur SA, la firma familiar dueña del hotel Alto Calafate. En esta causa ya declaró su madre, Cristina, ex presidenta, y también su hermano, el diputado Máximo Kirchner. Todos siguieron la misma estrategia: sin responder preguntas, presentaron extensos escritos ante el juez Julián Ercolini y el fiscal Gerardo Pollicita. Allí defendieron los negocios con Lázaro Báez, quien administró los hoteles, y desconocieron la imputación que recae sobre ellos.

En esta misma línea fue la presentación de la hija menor de los Kirchner, quien pidió ser sobreseída. Y además insistió en que durante el período investigado (2008-2013) ella tenía "sólo 15 años", negando su participación en la presunta estructura de blanqueo. Aunque originalmente estaba citada a las 10, Florencia llegó a los Tribunales de Retiro casi una hora antes. Y a las 9.30 ya estaba afuera. En su escrito habló directamente de "persecución familiar". Y pidió ser sobreseída.

Hotesur SA es la firma dueña del hotel Alto Calafate que -desde 2009 a junio de 2013- administró Lázaro Báez a través de Valle Mitre SRL. Sólo por gerenciar el hotel, el dueño del Grupo Austral pagó a la ex Presidenta 27.592.110 pesos, según consigna un informe pericial. El contrato fue en dólares e incluía un canon mensual por la explotación comercial de 40 mil dólares.

Florencia Kirchner declaró por lavado: dejó un escrito y no quiso contestar preguntas

Además, con siete de sus sociedades, el empresario K alquiló habitaciones que nunca utilizó de tres hoteles de la ex mandataria por 11 millones de pesos. Esta estructura comercial buscó, según la acusación del fiscal, convertir en lícitos, fondos de origen ilícito.

Toda la operación que investiga Ercolini transcurrió mientras el Grupo Austral era “el principal adjudicatario de obra pública vial en Santa Cruz”: recibió 52 contratos por $ 46.000 millones.

Al igual que su madre, el líder de La Cámpora, acompañado por su abogado Carlos Beraldi, defendió los negocios con Báez y negó la existencia de operaciones de blanqueo. "Las operaciones que se me imputan fueron analizadas en, por lo menos, cuatro procesos judiciales que concluyeron con el dictado de sendos sobreseimientos o el archivo de actuaciones por inexistencia de delito", argumentó. Se espera una planteo similar de Florencia Kirchner.

En el caso de Máximo Kirchner, durante parte del período investigado, era accionista de Hotesur tras la sucesión de bienes de su padre. Desde marzo del año pasado junto a su hermana Florencia son los únicos dueños de la empresa ya que la ex Presidenta realizó una cesión de bienes.

Florencia Kirchner, en el marco de la causa Hotesur, tiene embargados sus casi seis millones de dólares detectados en una caja de Seguridad en el Banco Galicia.

Junto a su madre y a su hermano, está procesada por asociación ilícita y lavado de dinero en la causa Los Sauces SA y cuenta con un embargo de 130 millones de pesos.

Fuente: Clarín

Te puede interesar