LA MADRE DE LA NENA QUE DENUNCIÓ A FABBRO: "OJALÁ ME HUBIERA PASADO A MÍ"

Nacionales 05/12/2017 Por
L. habla por primera vez tras el pedido de captura internacional del futbolista.
jonatan fabbro

L. tiene 38 años y vive junto a sus tres hijos en Villa Lugano. No quiere ser identificada y por eso la llamaremos L. Es la mamá de M., la nena que denunció a Jonathan Fabbro. Después de que la Justicia pidiera la captura internacional del jugador de fútbol, decidió hablar por primera vez y este es su testimonio.

"Hay un juez llamado tiempo, que todo pone en su lugar". L. confía en la justicia. En abril pasado su vida cambió para siempre. Su hijo mayor había leído los chats que Fabbro mantenía con la hermana menor y decidió avisarle. "Me lo comunican entre ella, mi mamá y mi hijo, porque yo estaba trabajando. Lo primero que hice fue salir corriendo para casa porque no entendía mucho. Eran gritos y llantos por teléfono y "venite ya". Me pidió que hablara con mi hijo, que él me lo contara".

M. sigue yendo al mismo colegio y le apasionan los deportes. Su actividad favorita es el handball. "La nena está queriendo volver a su vida habitual, le cuesta muchísimo, es difícil. Le cuesta hacer actividades normales como las otras nenas a veces pasa la semana entera recluida en su habitación. Los profesionales me dicen que ella va a ir haciendo sus duelos, su proceso. Se hace difícil porque ella va cambiando de carácter. Hay palabras y temas que uno tiene que tratar de no tocar o decir porque, sin quererlo, le podes hacer daño. En mi casa cambió absolutamente todo".

"Es difícil porque esto lo vivió ella. No lo viví yo, ojalá lo hubiera vivido yo y nunca ella. L. siente que sobreprotege a su hija, pero con la ayuda de los psicólogos están haciendo muchos avances. "Como mamá, cuando pasan estas cosas, la quieres meter adentro de una caja y que no salga, ni nada. Pero está mal. Tiene que seguir con su vida como si nada hubiera pasado". De repente y de la nada, en distintas ocasiones M. recuerda lo que le pasó. "Tiene miedo a que le pase a otro."

Jonathan Fabbro tenía un lazo directo con la víctima. Conoce a su familia hace 27 años. "La relación entre ellos era cercana", reconoce L. "Yo lo veía muy poco. Cuando pasó esto evité todo tipo de contacto. Como madre le informé al padre lo que estaba pasando".

Fuente: TN Noticias

Te puede interesar