VUELTA DE MESSI: Así serán los desafíos de la pulga de cara a los amistosos

El mejor jugador del mundo vuelve a formar parte del seleccionado con la mira en la doble fecha FIFA y en la Copa América. Hay nuevos nombres, ausencias de peso y las mismas exigencias de siempre.

Nacionales Por: Aquí Jujuy 19 de marzo de 2019
EX-Bk0aFc_1256x620__1

Pasaron ocho meses y 20 días, un cambio de entrenador, tres convocatorias, seis partidos, una sola derrota. El país futbolero suturó como pudo la herida que provocó la frustración de Rusia, mientras no faltan quienes están esperando a su megaestrella para pasarle facturas. Lionel Messi está de vuelta en la Selección y afronta en lo inmediato tantos desafíos, y de tan variada especie, como cuando debutó vestido de celeste y blanco, hace ya 18 años y medio. Sobre el capitán, considerado el mejor futbolista del planeta salvo por una minoría empecinada, volverá a posarse la lupa, ahora que Argentina encara la última gira antes de la Copa América de Brasil.

En el preciso instante en que una camioneta negra estacionó en la puerta del Eurostars Madrid Tower, de la que descendió acompañado por su fiel escudero Pepe Costa, Messi inició una nueva etapa en la Selección. Se trata de un regreso que en nada se parece a aquel que le siguió a su renuncia tras la final perdida por penales ante Chile en la Copa América 2016, en Estados Unidos, cuando sintió que lo había dado todo sin que alcanzara. Esta vez se trató de una ausencia de la que se desconocen las razones, un poco porque el propio futbolista eligió el silencio y un poco porque el establishment entendió, acaso obligado, que había que empezar de nuevo, con o sin él.

Esperan a Messi -que atraviesa por estas horas un estado de gracia de los más rutilantes de su carrera- desafíos de todo tipo. Los hay futbolísticos, claro, pero también humanos, grupales y emocionales.

Para empezar, se incorpora Messi a un plantel cuya base es nueva, y que empezó a construir un grupo con poco contacto con el anterior. Sólo hay en España diez "sobrevivientes" (nueve más Otamendi) de aquellos de la aventura rusa. No está en discusión su peso específico y su magnetismo, pero deberá convivir el capitán con futbolistas que verán cumplido su sueño sólo con pedirle un autógrafo y con otros que, aun respetuosos, están listos para tomar la posta en la Selección cuando sea (aún más) leyenda.

Como alguna vez lo hicieron Maradona, Verón o Riquelme, Messi encabezó ayer el grupo de 22 futbolistas que trotaron en Valdebebas ante la prensa, con recién llegados como Domingo Blanco, Lisandro Martínez o Matías Zaracho mirándolo de lejos desde el fondo de la fila. ¿Liderará Leo este nuevo proceso, ahora que de la vieja guardia quedan apenas Di María (como él, con 31 años), Otamendi (31, ausente esta vez por lesión) y Mercado (32) y sin Mascherano, Agüero, Higuaín, Biglia, Banega y Romero, por citar a algunos? O, para decirlo en términos algo más crudos, ¿habrá mesa chica y de peso, sin club de amigos? Detalle al margen, o no tanto: la ausencia del Kun Agüero, inexplicable en este análisis, resulta en sí misma un desafío a resolver por Leo, amigo y socio futbolero del mejor “9” que el fútbol argentino puede ofrecer.

Pero si la composición del plantel ofrece preguntas complejas, lo futbolístico luce más alentador. El plantel que empezó a moverse ayer aquí con la mira en Venezuela (el viernes, en esta Madrid de días frescos y soleados) y en Marruecos (el martes, en Tanger) sugiere alternativas capaces de rodearlo, incluso de animarse a protagonizar acciones en lugar de llevarle la pelota por marcado que esté.


En ese sentido, el último fin de semana puede tomarse como muestra. No son pocos los convocados que volvieron a ofrecer un buen presente. Di María y Paredes fueron titulares destacados en el 3-1 del inminente campeón PSG sobre Marsella. Lo Celso comandó a ese buen Betis de Setién que lo enfrentó -con poca fortuna, es cierto- en Sevilla. Otamendi titular en el City, Pereyra, lo mismo en el Watford semifinalista de la FA Cup, Lautaro Martínez figura en el Inter que ganó 3-2 el clásico ante Milan con gol de penal incluido, Lanzini conductor del West Ham del ingeniero Pellegrini, Tagliafico firme en la defensa del Ajax, Saravia dueño del lateral derecho del Racing casi campeón, Suárez consolidado en el River de Gallardo, y siguen las firmas. Un buen plantel, con unos cuantos jugadores con personalidad, aguardan al capitán. ¿Significará un desahogo para él o se asistirá a un nuevo capítulo de la vieja Messidependencia que pocos resultados brindó?

Hay un enigma más, y tiene que ver con la conducción del seleccionado. Con algunas excepciones, el fútbol argentino asistió como mínimo a un doble comando, con entrenadores cuyo diagnóstico, con matices, consistió en creer que la única manera de relacionarse con el crack era cediéndole el mando. Y no salió bien el experimento. ¿Cuánto del equipo de Scaloni y cuánto del de Messi tendrá esta Argentina que debiera aprender de sus errores?

Desafíos, caras nuevas, algunos interrogantes intactos. Lionel Messi está de vuelta en la Selección. Y más allá de lo “liviano” de la agenda inminente, se verá cuánto hay de nuevo ciclo y cuánto de -dirían los escépticos, que abundan- más de lo mismo.

Fuente: Clarín


 

Te puede interesar