Quieren prohibir el misoprostol en farmacias de Misiones

La diputada que impulsa del proyecto, Natalia Raquel Rodríguez, dijo que la idea surgió por "la opinión de los farmacéuticos de la provincia". Expertas y expertos advierten que una ley provincial no puede limitar una decisión de la ANMAT.

Nacionales Por: Aquí Jujuy 07 de mayo de 2019
na21fo01_21

Diputadas y diputados de la provincia de Misiones presentaron un proyecto para prohibir la venta en farmacias de medicamentos que contengan misoprostol, la droga indicada para realizar abortos de forma segura, en un claro intento de dificultar el acceso a una interrupción voluntaria de embarazo sin riesgos, a mujeres y personas con capacidad de gestar. La autora de la iniciativa es la diputada Natalia Raquel Rodríguez, que fue presidenta del Colegio de Farmacéuticos de la provincia y pertenece al gobernante Frente Renovador de la Concordia, donde confluyen peronistas y radicales desde hace 12 años. Quienes apoyan la propuesta son los mismos legisladores que intentaron antes, aunque sin éxito, declarar formalmente a la provincia como “Pro Vida”.

“El proyecto es gravísimo. Significa someter a las personas con capacidad de gestar y que no puedan o quieran hacerlo, a los métodos clandestinos más riesgosos, significaría volver al perejil, a las rudas, poniendo en peligro su integridad. La persona que está decidida a abortar, lo va a hacer igual así ponga en riesgo su vida. Limitar el acceso al misoprostol solo va a conseguir más muertes”, alertó a Página/12 Valentina Giménez, de la colectiva de socorristas de Misiones, que acompañan a quienes necesitan abortar.

Giménez denunció a este diario que desde el año pasado “en hospitales de la provincia no hay suministros de misoprostol para realizar interrupciones legales de embarazo; solo para inducir al parto”. Entonces, “las personas que deberían estar respaldadas por la ley y la salud pública se ven obligadas a recurrir nuevamente a las farmacias o a intervenciones quirúrgicas que en la mayoría de los casos los médicos se niegan a hacer”, dijo.

La propuesta presentada el jueves por la diputada Rodríguez, con el acompañamiento de legisladores oficialistas, propone limitar el uso de medicamentos que tengan misoprostol “al ámbito institucional sanitario y hospitalario exclusivamente”. Es decir, sacarlos de las farmacias, donde cualquier persona puede comprarlo siempre a través del procedimiento de doble receta, una de las cuáles queda archivada, con los datos del paciente y el médico.  Si se llega a aprobar el proyecto, las farmacias tendrán un plazo de seis meses para retirar los medicamentos.

Según informó a este diario la diputada Rodríguez, todavía no hay fecha definida para el tratamiento del proyecto. La iniciativa, explicó “se basa en la opinión de los farmacéuticos de la provincia manifestada a través de un encuesta realizada desde el Colegio de Farmacéuticos”. Cuando esta cronista quiso saber los fundamentos que dieron, Rodríguez se limitó a responder: “Es la opinión de los farmacéuticos de la provincia”. También dijo que toman el antecedente de San Juan y Mendoza, donde se sacó de la venta en farmacias, en lugar de seguir el ejemplo de la amplia mayoría del país, donde sí se puede comprar en esas bocas de expendio.

El misoprostol es un medicamento que ha sido declarado “esencial” por la Organización Mundial de la Salud. “Se consideran esenciales los medicamentos que cubren las necesidades de atención de salud que son prioritarias en la población; la selección se hace atendiendo a la prevalencia de las enfermedades, y a la seguridad, eficacia y costo eficiencia comparativa de los medicamento”, explicó la abogada feminista de Red de Mujeres, Sabrina Cartabia Grobo. Por esa razón, debe estar disponible para toda la población y en consecuencia, el proyecto que propone sacarlo de farmacias “vulnera derechos humanos” de la población que podría necesitar esa medicación.

“Es un proyecto totalmente equivocado”, advirtió la médica epidemióloga, especialista en salud pública Mabel Bianco, titular de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM). En primer lugar, indicó, porque la autorización de medicamentos es una atribución nacional que le corresponde a la Secretaría de Salud a través de la ANMAT, organismo que ya tiene registrados distintos medicamentos que contienen misoprostol en su composición, para uso gastrointestinal y ginecológico. “Entonces, la provincia no puede prohibir su comercialización en farmacias. No es su competencia. Y además, se perjudicaría a pacientes que necesiten ese medicamento para dolencias gastrointestinales, por ejemplo, que nada tiene que ver con el aborto”, finalizó Bianco. 

Fuente: Página 12 


 

Te puede interesar