Atendió a un bebé abandonado con terapia intensiva y tras dos años logró adoptarlo

El pequeñó había sufrido de parálisis cerebral. Su mamá biológica lo había dejado en ese centro de salud tras el parto. Hoy, forman una familia.

Nacionales Por: Aquí Jujuy 02 de agosto de 2019
Juanchi

La elección de Andrea Ferrari Zapatero, una radióloga de 37 años, de tatuarse una frase de Julio Cortázar no fue casual: "Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos". Esa fragmento de Rayuela, que lleva en su pierna, resume su largo camino para adoptar a Juanchi, un bebé que atendió en la terapia intensiva de Neonatología del Hospital Santojanni.

Ese primer encuentro, en abril de 2015, fue desolador. Juanchi había nacido con parálisis cerebral en la semana 29 de gestación. Su mamá biológica lo había abandonado tras el parto. Estaba solo luchando por su vida, pesando apenas un kilo.

"A los 15 días que nació, me tocó hacerle una placa de tórax porque estaba intubado. Como no se quedaba quieto, le tuve que poner las manos en el pañal. Ahí las enfermeras me contaron su historia y pedí tenerlo a upa.Apenas lo agarré, se me quedó dormido", recordó Andrea.

Andrea conoció a Juanchi en la terapia intensiva de Neonatología del Hospital Santojanni. (Foto: Andrea Ferrari Zapatero)

Ese gesto de confianza del bebé la "compró". Durante los tres meses que estuvo en terapia intensiva, la radióloga lo fue a visitar todos los días. "Quería que supiera que había alguien con él", recalcó. Finalmente, después de medio año, los médicos le dieron el alta. Como su caso estaba judicializado, lo trasladaron a un hogar en Avellaneda. Andrea no se iba a rendir tan fácil: insistió hasta que le dieron esa información e inició los trámites legales para poder ir a verlo.

"Me anoté como referente Afectivo, que sería como una madrina. Tuve que presentar el registro de antecedentes penales, vinieron a mi casa y presenté mucho papelerío. Una vez que me aceptaron, empecé a visitarlo hasta tres veces por semana. Además lo llevaba a mi casa, en Villa Luro, los fines de semana", detalló a este medio.

Al poco tiempo, una pareja que estaba inscripta en el Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos (Ruaga) se interesó en Juanchi. Junto con Andrea, los cuatro fueron a una consulta con un neurólogo que les dio un diagnóstico fulminante. "Nos dijo que no iba a ver ni oír y que iba a tener problemas motrices degenerativos. A su vez le diagnosticaron una posible parálisis cerebral", aclaró la radióloga. Los posibles adoptantes desistieron.

Andrea no tenía en mente convertirse en madre, pero algo en ella cambió. "Cuando la pareja no quiso adoptarlo, me hizo el click de que él iba a quedarse en el hogar. Me di cuenta que no importaba cómo estuviese conformada una familia, lo que importaba era el amor", argumentó.

El día que Andrea obtuvo la adopción plena de Juanchi. (Foto: Andrea Ferrari Zapatero)

Sin perder el tiempo, Andrea se asesoró para presentar su caso a la Justicia. A principios de 2016, le otorgaron la guarda pero sin fines de adopción. Era un primer paso, pero seguía corriendo el riesgo de que otra familia se quedara con su tutela definitiva. En medio de esa incertidumbre legal, en el fondo, ella estaba tranquila. "Todo el universo conspiró para que estemos juntos", expresó a TN.com.ar.

Al año siguiente, en octubre de 2017, recibió la noticia que tanto estaba esperando: el juzgado le había concedido la adopción plena. Como si fuera poco, la tutora legal del caso había pedido, de manera inmediata, que Juanchi llevara su apellido. Oficialmente, ya era su hijo.

A pesar del primer diagnóstico médico que tuvo, Juanchi es un nene sano y muy activo. (Foto: Andrea Ferrari Zapatero)

A pesar del primer diagnóstico médico que recibió, Juanchi se convirtió en un nene sano y muy activo. Gracias a la gran estimulación que recibió, va al jardín de infantes jornada completa y no necesita maestra integradora. Solo necesita mejorar un tema de masticación y una fonoaudióloga lo ayuda con el lenguaje. "Él esta súper. Es un chico como todos. Hace circo, percusión, de todo", enumeró Andrea en referencia a todas los pasatiempos que tiene.

Andrea obtuvo la adopción plena de Juanchi en octubre de 2017. (Foto: Andrea Ferrari Zapatero)

La radióloga nunca había pensando en ser madre, pero siempre tuvo en claro que se trataba de una elección. "Es lo que me pasó con él. Tengo clarísimo que él me eligió antes de que yo a él. Cuando pasa esto, es maravilloso", sostuvo durante la entrevista. Además del fragmento de Rayuela , Andrea también se tatuó una foto con Juanchi y otra frase de su autoría: "No importa cómo empezó, sino cómo es". Recorren la vida juntos y para los dos es pura satisfacción: "No puedo dejar de pensar en la suerte que tuvimos de encontrarnos".

Fuente: Todo Noticias


 

Te puede interesar